Lugares que visitar

PLAZA DE LA INDEPENDENCIA

40936795

La Plaza Grande está compuesta por cuatro edificaciones que representan los estamentos de la sociedad quiteña como son: El Palacio Presidencial, Palacio Arzobispal, la Catedral de Quito y el Palacio Municipal.

 

En cuanto al Palacio de Gobierno, su estructura fue inspirada en el Palacio de las Tullerías en París, lo cual fue un regalo del gobierno francés, en el siglo XIX. Como atractivo también se encuentra el Palacio Arzobispal en donde reside el Obispo de Quito, además de que actualmente cuenta en su interior con un paseo en donde encontramos varios restaurantes, cafeterías, tiendas artesanales, galerías y espacios para internet. La Catedral de Quito fue construida entre 1562 y 1567 y es considerada la catedral más antigua en América del Sur, por lo que se convierte en atractivo histórico al visitar la Plaza Grande.

 

La Plaza Grande es el punto de encuentro de los quiteños, que nostálgicamente recuerdan tiempos pasados. Además de estar siempre llena de estudiantes que la transitan constantemente, ancianos que se sientan para conversar a lo largo del día, vendedores informales que tratan de ganarse la vida, además de los fotógrafos instantáneos que están pendientes de los extranjeros que quieran guardar sus recuerdos de esta ciudad.

 

La constante movilidad de la Plaza Grande permite ver una paisaje humano muy rico que está conformado por toda la herencia cultural que posee Quito, por esto y por la belleza arquitectónica, al situarse en medio de elevaciones y volcanes, ha sido denominado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

“La ciudad de Quito deriva su actividad desde este núcleo, que aunque no fuera la primera plaza de la ciudad, se ha mantenido en el corazón de una comunidad, un espacio poseído por las personas y con el que se identifican”.

 

En el centro de la Plaza de la Independencia encontramos el monumento a los Héroes de la Independencia que fue construido a inicios del siglo XX, el cual simboliza el triunfo de la República frente a la colonia española. En él se depositan ofrendas florares cada 10 de Agosto para recordar "El primer Grito de la Independencia" por próceres quiteños en el año de 1809, por lo que se le conoce a Quito como Luz de América, pues es de ahí que parten la luchas en todo el continente por su liberación de la colonia. En 1894 el gobierno de Luis Cordero encarga al escultor italiano Luis Minghetti, cuyo proyecto se truncó por el ambiente político de la época.